viernes, febrero 25, 2005

Gamusinadas

Por aquel entonces, tenía como costumbre ir a un parque de madera que había cerca de mi casa. De noche, aquel parque estaba vacío de los chillidos de los niños jugando y las reprimendas de las madres, y su silencio producía la extraña sensación de ser el único ser vivo sobre la tierra.

Una noche de un año del que apenas recuerdo nada, encontré a Landelón sentado en uno de los columpios y mirando al suelo. Cuando me acerqué, ví que movía los labios, como si hablase con alguien, y le estuvieran escuchando.
Se había quitado el sombrero y lo había dejado delante, de la misma forma que los mendigos lo dejan para que alguien deje caer una moneda o dos. Me senté en el otro columpio sin decir nada, y me quedé allí en silencio.
Tras lo que pudo ser media hora, Landelón me miró y me dijo:"He perdido a Oppy"
"¿Quien es Oppy? Nunca me has hablado de él"
"Es mi gamusino"
No pude reprimir mi carcajada.
"¿Tu qué?"
"Mi gamusino. ¿Qué ocurre? ¡Deja de mirarme como si jamás hubiera oído hablar de uno!"
Por supuesto que había oído hablar de gamusinos. Era una novatada frecuente coger a alguien especialmente ingenuo y llevarlo a un extremo del bosque que había en las afueras, en plena noche, con la excusa de ir a cazar gamusinos. La víctima espera en un extremo del bosque mientras el bromista se va al otro con la intención de espantar a los gamusinos en dirección al ingenuo que espera al otro lado con un saco para capturarlos. Por supuesto, la pobre víctima se pasma de frío mientras el bromista desaparece en el bosque y no aparece hasta la mañana siguiente.
"¡No me digas que también te has dejado engañar! ¿Quién te la ha jugado a tí?"
Landelón me miraba como si no supiese de qué demonios hablaba.
"Dídac... he perdido a mi gamusino. No me lo han robado, ni lo he vendido, ni me ha engañado nadie. Se ha escapado"
"Landelón... No existen los gamusinos"
"¿Cómo?"
"En este pueblo se engaña a la gente para que crea que se cazan gamusinos, pero en mi vida he visto a nadie conseguir atrapar a uno"
"Vaya..." mi amigo parecía preocupado "Deben de ser muy difíciles de ver, entonces. ¿Cómo haré para encontrar a Oppy?"

1 comentario:

Raisah dijo...

En el pueblo de mi padre se ponían en una tapia con un agujero, e iban soltando piedras al saco del que estaba al otro lado.
Le hacían cargar con un saco lleno de piedras por todo el pueblo diciendo que llevaba gamusinos xD