martes, abril 19, 2005

Ya nunca serán

Ya nunca serán. Así se refirió Landelón a aquellos sueños que yo, en mi ingenuidad adolescente, le había contado. Ya nunca serán. A todos has renunciado, porque ya no te perteneces. Da igual que catedrales de cristal hayas construido en tu imaginación. Ya nunca serán.

Recordé inevitablemente aquella frase de un ser, tan inexistente, ingenuo, joven e inútil como yo. Guybrush Threepwood, creo que se llamaba. Un joven lo suficientemente osado como para, de un día para otro, decirle a su abuelo: "Quiero ser pirata".

Ya nunca serán, dijo Landelón. Y me entregó una cajita.

Ahora guardo allí todos mi sueños que, por entregarme a otra persona, ya nunca serán.

No hay comentarios: