jueves, julio 13, 2006

En medio estaba yo

Ayer, Landelón apareció en la puerta de mi casa con una guitarra. Al principio supuse que sería para Tenhime, que tocaba en el instituto y siempre ha dicho que le gustaría volver a aprender. Como ya es tópico cuando hablo de Landelón, me equivocaba. Después de una cena ligera en el balcón, se puso la guitarra en el regazo, y empezó a tocar un par de acordes.
- Ey, espera. Esa canción me la sé. “Todos menos tú”, de Sabina. Mi padre nos ponía ese disco en el coche casi siempre que teníamos un viaje largo por delante.
Landelón comenzó a cantar una letra muy diferente de la que yo pensaba oír. Por lo visto, se había enterado de mi primer trabajillo como ayudante en un despacho de abogados, y había decidido honrarme con un aborto de canción. La letra venía a decir algo así como:

"Hijos malhablados que se quedan sin herencia
Vicios de competencia, Asfalto en mal estado
Ventas de patrimonio que se saldan con violencia
Incapaces, divorciados, tutores, tutelados
Funcionarios arrestados en la cola del paro
Escalones, mudanzas en pública subasta
Fracturas craneales, tasaciones, peritajes,
Un zaragozano que no paga ni un peaje
Turistas italianos lesionados en las manos
Obreros que no cobran, Jefes que no pagan
Problemas con vagos, filiaciones impugnadas
Inocentes virgencitas quedándose embarazadas
Miren la factura. Yo no me lo creo.
Sentencias de doctrina con reyes del pleiteo
Principios del derecho, recurridos, recurrentes
Te aviso el día veinte, tu me dices si la vendes
Procuradores sin asiento, más peligro que en la ruta Quetzal
Hijos que se quedan, padres que los quieren donar
Fumadores, obesos, timadores cojonudos
Yo inicio el monitorio, no me ha pagado un duro
Topetazo en camioneta que ahora avanza dando tumbos
Insultos y calumnias que se quedan en rebuznos
Una vieja catalana que se ha torcido el dedo del pie
Incapaces del todo, un muerto el mes de mayo
Fotos que se merecen ser un calendario
Una casa hecha a orillas del mar. Me parece que la van a tirar
Recursos de reforma, impugnaciones de todo,
Niñatas descaradas que no miran a los ojos
Y allí en medio estabas tú.
En medio estabas tú.
Y yo llamando pa’ salir en sanfermines
Más solo que un navarro en medio de Pekín
Frente al ordenador y ya cansado de dormir"

Iba a cantar segunda estrofa, pero Tenhime le puso la mano en el brazo.
“Aún quiero sentir algún respeto por ti”, dijo.
Landelón dejó de tocar, con la expresion en la cara de quien le han disparado en el orgullo.

3 comentarios:

Letichan dijo...

Plas plas plas

Jajaja, esa canción de Sabina siempre me ha gustado; tu versión no la desmerece. Vamos, que me he reído y no se me ocurre qué mejor cumplido hacerte XD

cels dijo...

yo sé que al menos cuando íbamos borrachos cantábamos bien...
Tenhi sólo tiene un gusto... diferente del nuestro ;)

tenhime dijo...

Eres increible!!!!!