sábado, septiembre 23, 2006

Quedan los solos

"Dicen que la distancia es el olvido. Están equivocados. La distancia es el recuerdo."

Fátima se habia vuelto a marchar, y como siempre que se va, Landelón no sabía si la volvería a ver.
Resulta curioso ver como alguien que se va sin despedirse y llega sin avisar es capaz de derramar una única lágrima por el amor de su vida. Fátima, al fin y al cabo, es la única mujer en el mundo que ha osado intentar casarse con el Viajero.

De todas formas, Landelón habla muy poco de Fátima. Yo sólo sé que estuvieron juntos una temporada. Fátima trató de poner una alianza en el dedo del Viajero, y al fracasar, decidió matarle. De momento, no ha avanzado en ninguna de las dos cosas.

Pero a Landelón se le ven las marcas de Fátima en el alma. Siempre tiene un brillo triste en los ojos cuando hablamos de ella. Siempre hay una fondo de amargura cuando hablamos de Tenhime, y de cómo construimos nuestro futuro juntos. Y siempre que hay un piano libre, las canciones de Landelón no suelen ser alegres. Son arrebatos de nostalgia, frías notas que hablan de amantes que no pueden tocarse, de voces que se oyen en la distancia y de corazones vaciados por el dolor.

Landelón recuerda a Fátima ahora mucho más que cuando viajaban juntos, ya que entonces él no necesitaba recordar constantemente lo mucho que la ama. Quizás algún día ella le reclame todos los años de soledad a los que Landelón la castigó. Quizás algún día, por la esperanza de un final feliz, yo convenza al Viajero para que deje de serlo. Hasta entonces, queda la espera, y con ella la esperanza. Quedan las cervezas con los amigos, quedan los libros y una televisión para adormecer los sentidos, y matar el dolor. Queda la poesía, quedan los relatos, queda el arte que se alimenta del recuerdo.

Quedan los solos de piano.

1 comentario:

eay dijo...

Creo que Landelón tiene derecho a un momento de felicidad, a un descanso en su desdicha...

A veces lo que nos rodea nos hace sentirmos infinitamente más solos que lo que nos falta. Los más cercanos son, a veces, los más lejanos.... y eso si que lleva a la tristeza porque te crea la falsa esperanza de que algún día deje de ser así.....