martes, octubre 17, 2006

Rafael Reig

(Cortesía de Ricardo Pita)

«Al fin y al cabo, la literatura no es más que un tipo que está en su casa y se pone a escribir en pijama. Este individuo obstinado escribe y escribe, sin parar, hasta que consigue terminar un libro. Después otro sujeto lo imprime, otro lo distribuye y, al final del recorrido, siempre aparece otro, también en su casa, que se pone a leer sin zapatos, con los pies encima de la mesa. Este es el fenómeno literario. Pare usted de contar. Tipos cansados, con ojeras, que escriben en pijama. Mujeres adormiladas en un vagón de tren. Hombres que se descalzan para leer más cómodos. Niños absortos en un rincón del patio durante todo el recreo».

No empezaré como en leer o ser leído. No me voy a meter en si lo que escribo es literatura, si lo que leo es literatura, si lo que se vende y se lee es literatura. No me meteré en quién es Rafael Reig, y en quién lo ha leído y quién no. Pero admitamos que tiene razón. Literatura es algo escrito por alguien que lo hizo mejor que otros. La literatura tiene Poder, crea Adicción, así, en mayúsculas. Un escrito, no.

Y, si sirve de algo, diré que yo escribo en pijama. Al menos, alguna vez lo he hecho.


No hay comentarios: