lunes, agosto 27, 2007

Eternidades

- Los ángeles merecen morir.
La frase del hombre del piano parece retumbar, como un mazazo, por el salón. Landelón, que hace veinte minutos que no se mueve, y al que yo daba por dormido o borracho, levanta la cabeza por encima de su barricada de botellas de cristal marrón, y dirige una mirada de ignorancia hacia el autor de tan potente sentencia.
- Sí. Los ángeles merecen morir.
- ¿Cómo castigo, o como liberación?
- Como castigo.
Ahí me ha pillado. Antes hablábamos de que la vida eterna, en este mundo o en otro, no es sino un castigo. Debido a la teoría de opuestos que Landelón se esmera en explicar a todo aquél que le pregunta, una vida eterna implica al final un estadio de tedio o de neutralidad tan absoluta que se acaba convirtiendo en un sinsentido. No puede existir felicidad si no existe infelicidad, por lo que una vida eterna sin infelicidad hace que el eterno viviente no pueda ser feliz. Los ángeles, que (en teoría) viven felices eternamente en la contemplación de la gloria de Dios (sí, de Ése Dios) tienen que terminar deseando la muerte para escapar del sinsentido en el que se termina convirtiendo su existencia. Eso es la muerte como liberación... pero, ¿como castigo?.
- ¿Como castigo?- la voz, ronca por el cansancio y la bebida, del Viajero parece hacer eco a mis pensamientos.
- Sí. La vida eterna no debe pertenecerles. Merecen morir.
El hombre del piano, de repente, parece amargo y vengativo. Su tristeza suele ser introspectiva, casi tímida, que le gana el aspecto de un hombrecillo gris. Pero ahora parece indignado, como escupiendo su amargura a su alrededor.
- Y dime, entonces... ¿Qué han hecho los ángeles para merecer la muerte como castigo?
- El peor de los crímenes.
- ¿Adorar a Dios?
- Ser felices eternamente.

3 comentarios:

Duff dijo...

(8)I dont think you trust in my self righteous suicide
I cry when angels deserve to die...(8)
Chop Suey (SOAD)


Sólo gracias.

Dídac dijo...

No.
Gracias a tí.
Empezaba a pensar que nadie llegaría a saber de dónde salió la inspiración para este post.

Llevo mucho trabajo atrasado con tu blog. Prometo leermelo con el tiempo que se merece, cuando disponga de ese tiempo.

Duff dijo...

Buf..cuando quieras, puedas, te apetezca... terminaré antes de introducir un post pensando qué opinarás sobre él.

(Aun para llevarte la contraria)

Un saludo