domingo, diciembre 02, 2007

El relato más corto del mundo (VII)

De la misma forma que el abismo te devuelve la mirada si lo miras mucho rato, él había leído tantos libros que, al final, los libros optaron por leerle a él. Y quedaron sorprendidos.

4 comentarios:

luistarrafeta dijo...

jejeje...

Me pregunto qué pasará el día que las pelis porno empiecen a verme a mí.

Ufff qué vergüenza...

Todos tan buenorros del otro lado y yo con estas lorzas... ;)

Dídac dijo...

No pierdas la esperanza. Quizás alguna de las macizas facilonas que salen en ellas se vea atraída por tu belleza interior.

O por la belleza del interior de tu billetera...

Letichan dijo...

He entrado con la firme intención de no caer en los halagos (porque de tanto repetirlos pueden perder fuerza), pero tanto este brevísimo relato como el inmediatamente anterior no sólo me han encantado, sino que me han conmovido...

Dídac dijo...

Muchísimas gracias por leerme.