jueves, junio 19, 2008

Postalidades

Querida Elisa.

Te escribo desde el hospital de Badar para decirte que no te preocupes: las heridas son, en su mayoría, superficiales, y la enfermera de nombre largo dice que no tardaré en sanar.

Sí, lo sé, me avisaste, pero sabes cómo se pone Landelón ante la perspectiva de una aventura. Ni siquiera pude convencerle para que dejase a Cirle en un lugar seguro. Qué valiente es... Cierto que gritó, pero ¿quién no lo haría con cuatro pulgadas de acero hundiéndose en la carne? Casi no se quejó en todo el viaje de vuelta, y eso que tuvimos que ayudarle a caminar. La buena noticia es que Neeki estaba con nosotros. La mala, que había perdido demasiada sangre como para transportar a Cirle de regreso a Badar.

Landelón está en la camilla de al lado. Quiere mandarte saludos, ahora que no está sedado. Dice que no te preocupes, que las estacas no estaban envenenadas, y que han logrado limpiar la herida antes de que se infectase. Mira, le están volviendo a sedar. Seguro que vuelve a hablar en sueños, en los que conversa fluidamente en italiano con lo que parece ser, por alusiones, un londinense llamado Lister.

Quería agradecerte los ánimos que me diste. No es fácil reconstruir una vida tras la marcha de Tenhime, pero me diste esperanzas. Tenemos que volver a Neral, cuando lo terminéis de reconstruir, y así vemos como va el monumento a tu padre.

Oh, mira, Yanroud también quiere que te mande un beso. Claro que vino con nosotros: desde que le dejaste ha vuelto a robar, ya lo sabes. Ésta era una presa demasiado tentadora para todo el grupo. Yanroud es el que mejor parado ha salido de todos nosotros: sólo tiene unas quemaduras de primer grado en la espalda. Nada que un poco de pomada badariense no pueda solucionar.

Tengo que dejarte: largoyconunavocal dice que me tiene que extraer el virote. Me pregunto para qué necesitará el serrucho, como si con esas gigantescas tenazas no tuviese suficiente.

No te preocupes. Estaré bien.

Besos,
Dídac.

2 comentarios:

Alethea dijo...

No me convencen el título y el contenido... Me esperaba algo menos trágico...

Cels dijo...

pos yo he sonreido mucho leyendolo, es lo que tiene la complicidad :)

(hay relatos que hablais como perras y en este nada... estais perdiendo constancia de comentadores)