martes, julio 01, 2008

Planificación

Ante su enemigo recién descubierto, el Paladín aún tenía que hacerle La Pregunta.
- ¿Por qué secuestraste a la Princesa?
El Señor Malvado que se Esconde rió de forma maligna (como corresponde a su posición). Ningún malhechor que se precie sería capaz de no contar su plan maestro:
- ¡Ha-ha! ¡Para que se enamorara de mí, y poder casarme con ella!
- No lo entiendo... Existen mejores maneras de conquistar a una dama, en lugar de secuestrarla.
- ¿Como cuáles? ¿Flores? ¿Bombones? Yo no confío en el romanticismo. Tengo más fe en el Síndrome de Estocolmo.

5 comentarios:

duraglar dijo...

Tio... xD

Esta es la mejor entrada que he leido nunca en un blog.

Pa bordarla y enmarcarla...

Dídac dijo...

Vaya, gracias. Qué otra cosa puedo decir...

Duneiel dijo...

En primer lugar, el Señor Malvado que se Esconde es genial, tiene estilo, y lo de "Malvado" está por demostrar (ya sabes que el pobre hombre sólo practica sus ejercicios en el salón hasta que llega cualquiera a tocar las narices).

Además, odio a los paladines (pregúntale a Syg por su bosquecillos de empalados y sus farolillos de paladines... es un asunto en el que todo el CIHMA está de acuerdo).

Seguramente el Síndrome de Estocolmo le funcione mejor que las flores, ya sabes que a las chicas les van los tipos malos...

Dathtato dijo...

A mi me parece el hombre más realista del mundo; podemos hacerle rey del mundo? que alce la mano quien diga SIIIIIIIIIII

Alethea dijo...

Fantástico
No hay más palabras