lunes, septiembre 08, 2008

Onirismos

- Esta noche he soñado con Inés- dice el Extraño, arrastrando los pies hasta mi salón.
- ¿Ah, sí?- le alcanzo una cerveza y le invito a que se siente- ¿Y de qué iba el sueño?
- Partiendo de que aparecía desnuda en mi cocina, era sensual, tierno, cargado de deseo, de lujuria y de pasión.
- Ya... un auténtico infierno, ¿eh?
- Sólo después de despertar.

4 comentarios:

Letichan dijo...

Jejejeje.
Muy divertido. Y muy gráfico.

Daphne dijo...

Cualquer parte de cualquier Inés en cualquier cocina está cargada de deseo. Cuando se introduce en un sueño, hasta la palabra infierno huele bien.

D. Inspirada.

Duraglar dijo...

Le cuisine...

Amarthcaran dijo...

Pobre extraño, se debio despertar mareado, al tener toda la sangre de su cuerpo concentrada en solo un 2 porciento(no se que coño de pasa el tevclado que se me ha cambiado todo y no encuentro el simbolito)