lunes, octubre 20, 2008

Peces y marineros

Cuando uno se encuentra atrapado por un determinado curso de acontecimientos, la verdad inamovible de que nada puede hacer para cambiarlo lo sacude con tal intensidad que es habitual caer en un estado de frustración tal, que la ira reprimida puede escoger cualquier vía de escape para evitar provocarle un aneurisma al infortunado.

Y es que, según el hombre del piano, existen determinadas clases de crisis que se asemejan a una tormenta en alta mar: todo lo que un hombre puede hacer es recoger las velas, enfilar la quilla en dirección al viento, y rezar por que el oleaje ni agriete ni vuelque la embarcación.

Más o menos en esa situación me encontraba yo. Me había buscado un trabajo vacío y sin contenido, malpagado y peor agradecido, pero tristemente necesario para vivir si pretendía seguir escribiendo. Y es que la muerte y la literatura se llevan tan bien, que a veces bailan agarrados. Desafortunadamente, no pensaba morir de hambre sólo por no conseguir que me publicasen un mísero recopilatorio, así que me ví rodeando ofertas de trabajo en el diario una mañana, y, con crisis o sin ella, a la semana siguiente ya estaba en el curro de mierda.

Landelón se había ido otra vez a Neral (según dijo, a ver a la hija pequeña del Rey de Badar, para ver si la convencía de venir a visitarnos), y el Extraño se encontraba diseñando un no-se-qué para una mujer de identidad desconocida con la cual no para de quedar últimamente. Inés, que de vez en cuando se muestra empática, había tenido la buena voluntad de venirse a pintar a mi piso, y trabajaba afanosamente sobre un lienzo mientras yo tecleaba bocetos de relatos.

- Oye, Inés, ¿crees que el hombre del piano tiene razón? En lo de las crisis y las tormentas, digo...

Pareció pensárselo por medio segundo, pero a las veinticinco centésimas ya estaba respondiéndome.
- Sí. Bueno, no. Quiero decir, sí que existen momentos en que no puedes hacer mucho salvo aguantar a que todo pase, pero lo que puedes elegir es cómo lo pasas. Eliges tu actitud, como los del pescado, y tratas no sólo de capear el temporal, sino además de capearlo sonriendo.
- ¿Cómo pretendes que sonría ahora?
- Agarrándote a una soga, balanceándote a la vez que el mar sacude tu barco, y cantando canciones de marineros. - comienza a cantar, con gestos exagerados, una de las canciones de piratas borrachos que le enseñé a Alithia en sus noches de insomnio:

Si el marinero está borracho
Si el marinero está borracho
Si el marinero está borracho
¡dale un remojón!

Y si el barco está escorado
y si el barco está escorado
y si el barco está escorado
¡Todos a estribor!

Me arranca una sonrisa, aunque sea por el espectáculo que me ofrece en el salón de mi propia casa. Y quizás lleve razón. No puedo elegir lo que hago, pero sí como lo hago.

Consejo de Fish! número 1: Elige tu actitud.

9 comentarios:

sir Potato dijo...

No se quien me lo dijo una vez, o si ni siquiera me lo dijo alguien, y realmente es mío. O si simplemente he recogido los trozos de gente más sabia que yo y lo tomo como mío. Sea como sea, es una máxima que aunque simple (y no por ello menos difícil de cumplir), mejora tu vida de manera brutal.

"Sonríe. Si el cristal con el que miras tu vida es la sonrisa, los que te rodean te verán feliz. Y si existe algo que se contagia más que la peste, eso es la felicidad.

Y lo más importante de todo. Se egoísta. Por que cuanto más feliz consigas que sea la gente que te rodea, más feliz serás tú."

Daphne dijo...

No es bueno ser egoísta, se puede hacer daño a terceros.

Pero me apunto a lo de cantar en las dificultades, y a sonreir.

Un beso

sir Potato dijo...

Es precisamente ese juego de palabras lo que me gusta de la frase. Dice que hagas feliz a la gente por que así serás más feliz tu.

La palabra egoista, unida a hacer feliz a los demás no casan bien en una frase a menos que exista un "no" entre medio. (y por cierto con el egoismo clásico, no haces daño a terceros. Se lo haces a segundos)

Pero vale de ponerse filosófico. Vamos a comentar buenas noticias (al menos para mi :P ). Al fin he conseguido convencer a Diego para bajarnos a Capitol City para el minipuente de la constitución. Asi que ya podeis ir pensando que los que sus quedeis vais a tener que aguantarnos de viernes a lunes. (Y no vale ahora empezar a cogerse viajes de última hora para largarse ¿ein? :P )

Duneiel dijo...

Enhorabuena, Javi, lo has conseguido, puedes estar orgulloso...

Elro dijo...

me han puesto dos cierres, uno justo antes y otro jsuto despues del puente!!! hijos de puta!!!!


>_<


En fin...sobre lo del egoismo de la felicidad totalmente deacuerdo con Darth Potato. El hacer feliz a los demas te hace feliz, que hace feliz a los demas, que te hace feliz, que hace feliz a los demas...etc etc "retroalimentación"

Daphne dijo...

El dispositivo hospedaje está listo si quereis. Pero si encontrais la antigua muralla de Madrid levantada no os extrañeis ^^

Mi minicasa es vuestra minicasa.

Capitol citizen

sir Potato dijo...

No me estrañaria encontrarme una piramde recien construida a la entrada de madrid. Es lo que tiene Alberto Ruiz Faraón

Elro dijo...

si la casa de duff es mini...l amia ya la conoceis, alguien se podra quedar tambien...ofrezco ataques aereos programados cada hora ^^

sir Potato dijo...

mmmmmm. Sitios suficientes para dormir lejos de Tchaikovsky :P. Esto empieza a tomar muy buen color