domingo, noviembre 09, 2008

Jana y el Amor

Cuenta Landelón que, según la teoría de Jana (parte de la Palabra de Murphy), en el amor, la mujer nunca consigue lo que espera y el hombre nunca espera lo que consigue.

Me comencé a preguntar, a raíz de ésto, si entonces existen dos ópticas vitales: Aquella concentrada en conseguir cosas, y aquella otra centrada en esperar conseguir cosas.

Quizás el mayor problema sea que en una te enfrentas a la desilusión, mientras que en la otra te enfrentas a la sorpresa... sea ésta buena o mala. El Viajero suele decir que el secreto de la felicidad se encuentra en mantener tus expectativas bajas, pero nunca antes había hablado de no tener ninguna expectativa en absoluto.

2 comentarios:

Rua Caillín dijo...

Hmmm... No tener expectativas en más cómodo, aunque es muy difícil de conseguir. Pero no tenerlas de verdad, ¿eh?, no ir por ahí diciendo "no, si yo no espero nada, si yo no...", que eso es muy corriente también, es otra forma más de ir de algo. No tener de verdad ninguna esperanza, ningún interés, ninguna ilusión es muy complicado y casi budista. Así que supongo que le doy la razón al Viajero. O no, a lo mejor es que está resentido y luego ya se le pasa. Eso también sucede mucho. (Yo es que soy muy vieja y he visto de todo.)

Mornore dijo...

Sinceramente, no esperaba lo que he conseguido, peor me suele ocurrir a menudo. Será que me he vuelto un tanto zen y ya pasod e preocuparme de lo que va a venir o es que nací mujer teniendo coco y mecanismo de hombre ^^
Misterios misteriosos...