sábado, noviembre 15, 2008

Reincidentes

- Oye, Viajero- oigo, desde mi cocina con acústica para marujas, que empieza a decir el Extraño- ¿Alguna vez te has prometido no cometer el mismo error dos veces?
- ¿Como, por ejemplo, no volveré a escribir "Os mando un email" con una hache antes del "Os"?
- Más bien del estilo de "no volveré a enamorarme", o "no volveré a acercarme a ésta, que siempre me termino acostando con ella y eso termina por liar las cosas?
- ¿Termina por liar las cosas?
- Significa empeorar.
- No, si eso lo suponía. Bueno, no estoy seguro. Más de una vez me he prometido no volver a un país determinado porque mi recuerdo no era todo lo bueno que cabría desear, pero en alguna ocasión he pasado de vuelta por ese mismo sitio, y descubrí que una serie de catastróficas coincidencias que me habían dado una mala impresión. Lo malo de las primeras impresiones, es que no tienes una segunda oportunidad.
- No me terminas de comprender. Cometes un error. Te prometes no volver a cometerlo. Y lo vuelves a cometer. Y te vuelves a prometer no cometerlo, y así sucesivamente hasta el infinito.
- Te quedan entonces dos soluciones. O dejas de prometértelo y lo asumes, o te dejas de acercar a Inés.
- Ah, o sea que ya te lo ha contado.
- A mí sí, pero a Dídac no.
- ¿Y no deberíamos contárselo?
- Si aun no nos ha escuchado, y no entra dando bufidos en cinco minutos, deberíamos, sí.

De repente, el que tiene una duda soy yo. ¿Debería entrar echando bufidos y pidiéndo explicaciones, o espero esos cinco minutos haciéndome el tonto?

2 comentarios:

sir Potato dijo...

Yo no tengo ninguna duda al respecto. Esperar y que te lo cuenten. Y si en cinco minutos no lo han hecho, entonces entrar como una furia en la habitación :D

Alethea dijo...

Yo estoy con javi en eso. O me lo cuentas, o mueres...
Además, el ser humano es el único que tropieza con la misma piedra dos veces, si le dejan...