martes, enero 27, 2009

Apariencias

Cuando viajamos juntos a la Corte de Tal, Landelón sedujo a una mujer alta, estilizada, de piernas largas y delgadas y una adorable cascada de rizos rubios que le cubría toda la espalda, y se marchó con ella del brazo por las calles de la ciudad. No volví a ver al Viajero hasta la noche siguiente, cuando llegó al sitio donde nos alojábamos con la camisa desgarrada y la espalda cubierta de arañazos, algunos de ellos recientes. Tenía un ojo amoratado, y el labio partido, pero mantuvo su sonrisa socarrona mientras me confesaba, literalmente:

"La gente que afirma que el veneno se vende en frasco pequeño nunca ha intentado beberse el suavizante".

4 comentarios:

Elro dijo...

Me gusta, pero me gustaría mucho mas si suprimieras la última "Y el que lo ha intentado, es porque lo ve tan bonito..." me parece que distorsiona el final del relato (o esa impresión me ha dado), como ser animado que ha estudiado "algo" de publicidad, te diría que a todos nos viene a la cabeza el ENORME bote de mimosin azul o rosa con esa especie de esponja redonda encima...me parece que la última frase crea el efecto "Patata, patata", usease, poner una imagen explicita de una patata y luego subtitularla "patata"...vaaaaaaale, vuelvo a mi paleta grafica y a mi photoshop...>_<, siento el intrusismo profesional y el abuso de comillas ^^U

Dídac dijo...

Me lo releo, y lo pienso.

Creo que Miguel Leache tiene razón. He perdido confianza en mis lectores...

Dídac dijo...

Releido y corregido.

No sólo el efecto patata, también creaba la ilusión de dos frases de cierre.

Y la conclusión, creo yo, salta en la mente de cada lector.

Elro dijo...

:), venga voy a subir un par de pinups que he retocado para la revista para que te alegres la vista :P