jueves, enero 15, 2009

Fetichajes

- Dídac, ¿sabes que a partir de las doscientas cincuenta páginas de fetiches, el Word se cuelga?
- No puede ser. Yo nunca he tenido ningún problema, y he escrito relatos de más de doscientas cincuenta páginas .
- Sí, pero ¿de fetiches?

Se hizo un silencio incómodo, como si hubiéramos empezado la conversación dos cervezas antes de lo adecuado. Ante la falta de participación del Clasificado, que trata de terminarse su botellín de un trago, el Extraño opta por indagar en terreno cenagoso ajeno.
- Oye, chica de Badar... ¿tú tienes alguno?
- Extraño,- dice Largoyconunavocal, queriendo evitar el tema- que la curiosidad mató al gato...

El Extraño se miró los brazos con curiosidad, se tomó el pulso y apoyó la palma de su mano en el lateral izquierdo del pecho, para notar los latidos de su corazón.
- Pues no estoy muerto, ergo, no soy un gato. Y bien, ¿tienes algún fetiche?

1 comentario:

Ester(illa) dijo...

como si hubiéramos empezado la conversación dos cervezas antes de lo adecuado...

¿cuántas veces habrá pasado esto?¿y cuántas quedan por delante?

PD:han salido las cosas bien...
:P