lunes, mayo 10, 2010

El mensajero indiscreto

Recuerdo aquella vez que estaba en el embarcadero de Badar. Los pies me colgaban del muelle, y cuando soplaba un poco de viento el agua se elevaba y me mojaba los dedos descalzos. Miraba con cierto aire pensativo a los barcos anclados frente al puerto, pensando en que quizás alguno de ellos podría llevarme aún más lejos de casa, más lejos de todo. Landelón se encontraba perdido en el Barrio de las Espadas, así que tenía un buen rato antes de que se reuniese conmigo, pero no me encontraba de humor para escribir.

El crujir de las maderas me avisó de que compartía el muelle con alguien, pero no me giré, pensando que sería algún pescador. Cuando la hija pequeña del Rey de Badar se sentó a mi lado, me dí cuenta de que me había estado buscando.

"Hola, Cuentacuentos. ¿Qué haces?"
"Nada. Pensaba."
"¿En qué, si se puede saber?"
" ¿Ves más allá de ese barco?"
"¿El "Espíritu de Florecita"? Claro. Está el horizonte. Por allá se llega a las Islas de Maan y a otros países que no conozco. ¿Es por ahí por donde se llega al tuyo?"
"No, no es por ahí. Pero sé que por ahí puedes llegar hasta Ishashi, si antes atraviesas Kumei o Neral. Landelón me habló hace poco de Ishashi, y pensaba visitarlo dentro de poco. Oh, en aquella época estaba loquito por una aventurera, una arquera llamada Cirle de Sauerbauden. Me hizo llevarle una carta a través de medio mundo, para poder llegar no sólo a sus ojos, sino también a su corazón"
"¿Qué decía? Seguro que te acuerdas, ¡cuéntamelo!"
"Bien, se parecía bastante a ésto...

Querida Cirle:

Los Sabios de Ishashi me piden que no te cuente mi sueño hasta que ellos mediten su significado, pero yo lo veo bastante claro.

Ayer soñé tu piel desnuda.

Yacías sobre la arena, con pequeños granos como único vestido, y el color de tu pelo se confundía con las dunas. Yo me acerqué a tí, y ví que dormías. Sin poder evitarlo, deslicé la punta de mis dedos por tu rostro, en una caricia breve, leve, tratando de no despertarte, ni alejarte de la paz que rodeaba tu cuerpo en el sueño.

Estabas bellísima.

Acaricié tus labios, tentando a la suerte, deseando acercar los míos. Pero entonces despertaste, y caí dentro de tus ojos. Desperté mirando fijamente las estrellas, observándome, desaprobando
mi actuación.

No pude volver a dormir.
No he podido volver a dormir.

Ni siquiera la tranquilizadora luz de las estrellas de Ishashi son capaces de calmar los latidos de mi corazón.

Ayer soñé tu piel desnuda.

Puede que esto te ofenda, que mi osadía al soñar contigo sea más de lo que eres capaz de soportar por mí.

Soñé que recorría tu piel con la punta de mis dedos.

Puedes enojarte, si es lo que necesitas, dirigir contra mí tu ira y tu enfado, y odiarme por aquello que no pude tener bajo mi control.

Soñé que acariciaba tus labios.

Pero por favor, no me niegues tu mirada. No me niegues tu presencia. Porque si me niegas tu compañía, sólo podré seguir buscándote en mis sueños. Lo siento, lo siento de veras.

Pero ayer soñé tu piel desnuda".

"Wow... es... intenso, Cuentacuentos"
"No es obra mía. Yo sólo fuí el mensajero. Es esta memoría mía, que me permite acordarme a pesar de todo el tiempo que ha pasado"
"¿Qué ocurrió con Cirle? ¿Y con el Viajero?"
"Se volvieron a ver. Landelón pudo volver a dormir, y a soñar. Y Cirle... Cirle tuvo un tesoro con un pañuelo amarillo durante un tiempo. Nunca menos de una noche. Nunca más de tres meses"
"Pobrecita... ¿el Viajero la abandonó?"
"Siempre ocurre igual. Una noche le susurraba palabras de amor al oído. A la mañana siguiente no estaba allí"
"Eso es cruel"
"Quizás. Pero no podía quedarse junto a ella mucho tiempo, de ninguna forma"
"Cuentacuentos... ¿Tú te quedarás aquí, para siempre?"
"No puedo hacer promesas que no estoy seguro de cumplir. ¿Me querrás aquí, a tu lado, para siempre?"

Ella se apoyó en mi hombro, y no dijo nada más. Nos quedamos en silencio, sentados en el muelle, hasta que atardeció por completo y el Sol desapareció en el horizonte, hacia Ishashi, Sauerbauden, y el sueño perdido del Viajero.

2 comentarios:

IbrahimGm dijo...

Muy bien descrito :)
Me gustaría ver algún día un mapa de las tierras sobre las que habla Landelon.

Raisah dijo...

+1 a Ibra! xD