jueves, mayo 06, 2010

Por qué

Me pediste "Quédate"
y yo salí corriendo
dejando atrás vidrio roto
en un mar de descontento.

No quedan lágrimas de sal
ni palabras de aliento
sólo media botella de vino
y otra media de sentimento.

Mi grito es alto cual susurro
¿No entiendes lo que estoy diciendo?
Me pediste "Quédate"
y yo salí corriendo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo que nos conocemos, lo que me gusta tu estilo al escribir y sin embargo lo poco capaz que soy de leer entre lineas tus poemas...

Asi que si he leido lo que creo, animo, te llamo un dia de estos.
Si mi mente me juega malas pasadas como es habitual, me ha gustado.
En cualquier caso, un beso!!

Ester(illa)