viernes, agosto 06, 2010

Demudanzas

Así que dejé Pamplona, y me mudé a tierras más cálidas. Le dí dos besos a Inés y le dejé al Hombre del Piano muchas de mis cosas, para viajar ligero hasta encontrar un nuevo apartamento.

Landelón estrechó la mano del Hombre del Piano, y quedaron en reunirse en Navidad en Badar. A Inés le dio un último consejo.

No vuelvas a dejar que tus "puedo y no quiero" se conviertan en "quiero y no puedo".

No hay comentarios: