lunes, mayo 28, 2012

"Ten cuidado. Estoy muy cerca"

Entró apresurado en el despacho, con la mano sudorosa sosteniendo el sobre como si contuviera su vida. Y, de alguna forma, así era. Notó como el sudor se acumulaba sobre su ceja mientras, con el corazón desbocado, sacaba las fotografías del envoltorio.

Y allí salía él. Nítido, evidente, en todas ellas. Ella era la que cambiaba de pose en cada foto, desde inocentemente sentada a su lado, hasta arrodillada frente a él con su miembro en la boca. Detrás de la última foto había un papel, escrito en rotulador negro con la letra de su mujer.

“Ten cuidado. Estoy muy cerca”

Notó el frío del cañón en su nuca.

No hay comentarios: