jueves, junio 14, 2012

Un momento de debilidad

"Rescátame
si me caigo en tus ojos,
y no encuentro la salida.
Huyamos,
que no nos alcance el respeto
ni atrapemos la estabilidad.
Perdóname,
si no sé decir las cosas
si no sé hacer las cosas
si no sé,
sencillamente, ni ser"

- ¿Qué te tengo dicho de hacer poesía?- me dice el Extraño, leyéndome por encima del hombro mientras escribo.
- Ya, ya - replico, arrancando la hoja de cuaderno, y arrojándola, hecha una bola, a la papelera de la esquina.

1 comentario:

Luzbel. dijo...

Yo llevo casi cinco años viviendo (ahogándome) en los mismos ojos de mar. Y lo curioso es que sigo sin querer pedir rescate.



M.