lunes, julio 16, 2012

"Era magnífica su colección de idiotas"

Apenas se abrió la puerta, aquella mano de uñas rojo pasión lo agarró por la corbata, y de repente estaba sobre él, besándolo, restregándose, esposándolo a la cama.
Lo dejó allí, junto al cartero, el comercial de Endesa y el Testigo de Jehová. 

Era magnífica su colección de idiotas.

No hay comentarios: