jueves, agosto 09, 2012

Cosas que me hacen sonreír (II)

Hay días perfectos, que nacen de la anticipación de un acontecimiento. Hoy es una gran ocasión, un día de esos que es maravilloso sólo porque lo has estado esperando mucho tiempo.

La preparación de la cita es todo un ritual, porque la realización ha de ser impecable. Dedico gran parte de la tarde a tener bien preparada la cena: mi invitada es exigente, y sólo cenará satisfecha si es su comida favorita. Mientras la pasta hierve, me dedico a ordenar el salón y tenerlo todo preparado: los dulces, posicionados al lado del sofá para poder sacarlos cuando sean necesarios, pero ocultos a la vista para que no haya tentación de comerlos antes de la cena. Una manta, lo bastante grande como para cubrirnos a los dos, también encuentra sitio cerca del sofá, por si hace frío. La nevera llena de hielo, y un par de botellas de su refresco favorito. Mi invitada no bebe alcohol, y yo no lo querría de otra forma.

Varias películas amontonadas en la mesilla del salón: algunas no las ha visto, otras las ha visto millones de veces. Y un par de velas. Le gustan las velas. A su lado, una baraja de cartas. Nunca la hemos utilizado, pero siempre que nos despedimos me dice que la próxima vez, jugaremos. En el dormitorio, varios libros y cuentos, algunos míos, otros no.

Y una toalla en el baño, para mañana por la mañana.

Termino de hacer la cena, y antes de que la olla deje de humear, me he arreglado apropiadamente, incluyendo un afeitado y conveniente aplicación de su after shave favorito. Dice que si no, no me besa. Suena la puerta. Llega pronto.

Ahí está. Quizás nadie más que yo en el mundo opine que es la más bonita de todas, pero no hay mujer en el mundo por la cual la cambie. Pequeña, su presencia se extiende hasta ocupar todo el umbral, el recibidor, la casa entera. El mundo es distinto sólo porque ella está en él. Si existen los ángeles, tienen que parecerse a ella. Y si no los hay, es lo más parecido que encontraremos en la Tierra.

- ¡Tío! - chilla, llena de alegría, y yo la recibo con mi mejor sonrisa en los labios.

3 comentarios:

Aaricia dijo...

A mí, este post es una de las cosas que me ha hecho sonreir :)

Raisah dijo...

Qué tierno ^_^

Letichan dijo...

Los que tenemos sobrinos sabemos que "eso es asín" ;-)

Me ha gustado mucho la entrada. Reconozco que al principio caí en pensar que te referías a una amiga de verdad, pero cuando leí lo del after shave reparé enseguida en quién debía ser la invitada.