jueves, octubre 18, 2012

Pues entonces vete, Princesa.



- Le falta un poco de luz… y el suelo necesitaría que le pasaran una escoba. Una manita de pintura tampoco le iría mal, y si tirásemos alguna de estas montañas de basura…
- No es basura, ¡es mi tesoro!
- La mayoría está muy viejo, y si al menos lo mantuvieras limpio…
- Nunca los he limpiado, no veo por qué empezar ahora.
- Típico de los machos, vivís solos un tiempo y os volvéis unos guarros.
- No va a haber manera de que te acostumbres a vivir aquí, ¿verdad?
- No, no lo creo.
- Pues entonces vete, Princesa.
- Hasta nunca, Dragón. Suerte con la próxima.

1 comentario:

Alethea dijo...

Grandes verdades que se extrapolan a la escritura de no-ficción...