martes, noviembre 27, 2012

Dieciséis Días de Oscuridad

- ¿Te he hablado alguna vez sobre el evento conocido como los Dieciséis Días de Oscuridad?
- No. ¿Es un cuento?
- Es un hecho real. Fue la primera vez que Fátima y el Viajero se separaron.

Estaban, entonces, en Yrsuvia, un pequeño país que no linda con el Dwat. Landelón se estaba dirigiendo tierra adentro para terminar su mapa, y Fátima, entonces errante, lo acompañaba.

La hassassiyyin había aceptado muy pocos trabajos desde que viajaba con Landelón. No es que al Viajero le molestara su profesión, sino que por alguna razón, ella no se sentía cómoda arriesgando la vida. Ya sabes de lo que hablo.

Pero hete aquí que tras casi un año de viajar juntos, al volver Fátima de cobrar el último de esos esporádicos trabajos, se encuentra con que Landelón ha desaparecido. Sin rastro, sin una despedida, sin nada.

Sintiéndose engañada, furiosa y abandonada, Fátima asesinó a cuarenta y ocho personas en dieciséis dias; todos los contratos de Yrsuvia, realizados a la vez. Todos sin pago exigido a cambio.

Hay que entender la magnitud de los acontecimientos en perspectiva: Yrsuvia perdió, en dos semanas, a políticos, jefes del crimen, catedráticos universitarios, jefes de policía y aspirantes al trono. Y al rey, por supuesto. Esto desencadenó, simultáneamente, elecciones adelantadas, una carrera por el trono, guerras de bandas en los bajos fondos,  descontrol aduanero, disturbios, huelgas estudiantiles, y un sinfín de otros sucesos.

El decimoséptimo día, Landelón regresó, encontrando Yrsuvia en el caos y las llamas. Fátima acudió a él con los ojos llenos de lágrimas, las manos llenas de sangre, y la frase equivocada en los labios.

- Vuelve a dejarme atrás, y te mataré.

Presta atención, que ésta es la metáfora de la historia. Quien sabe lo diferente que serían sus vidas, las nuestras, el mundo en general, si la frase que hubiera escapado de los labios de Fátima hubiera sido 'no me dejes'.

1 comentario:

Yo dijo...

Como me gusta ser la primera en oír tus cuentos...^^