martes, noviembre 13, 2012

el Horror

Una vez, la hija pequeña del Rey de Badar me preguntó cómo era mi ideal de Paraíso. Como no supe qué responderle, me puse a hablar de los paraísos de diferentes religiones, pero ella me acalló poniéndome un dedo en los labios, precursor de besos que llegarían esa noche. Si no eres capaz de imaginarte un Cielo, me dijo, cuéntame cómo te imaginas el Infierno.

- Sencillo. Es un edificio de cuarenta y cinco pisos de la Administración Pública, cuya antesala es un aeropuerto.

No hay comentarios: