miércoles, enero 09, 2013

La noche en la carretera


La línea discontinua que separaba los carriles de la N-666 pasaba a mi lado con practicada monotonía. La noche en la carretera es oscura y llena de terrores, pero sobre todo, aburrida.

Por eso me sobresalté cuando la radio, que creía apagada, escupió un crujido de estática que desgarró mis oídos e hizo que me abalanzara con una mano en el volante sobre la consola de mandos en un esfuerzo vano de detener el sonido, o al menos, bajar su volumen. Al volver la vista a la carretera, me sorprendí llegando a un pueblo tenuemente iluminado por la luz de dos tristes farolas que se alzaban de los jirones de niebla que serpenteaban, como un banco de tiburones, por las calles.

Detuve el coche, hastiado por el crujido de la radio. Me decidí a estirar un poco las piernas y a aliviar mi vejiga. Busqué algo que se asemejara a un bar, y lo hallé en la forma de una vieja cantina que en lugar de puerta tenía una cortinilla. Al otro lado, me esperaba el infierno.

Literalmente hablando.

Las paredes rojizas palpitaban, y aparentaban estar hechas de pura carne. En mesas de piel y hueso, sentados en sillas hechas de cuerpos humanos, demonios de piel roja en trajes de Armani hablaban entre ellos de sus diabólicos asuntos. Detrás de una barra de marfil, un ser que irradiaba maldad exprimía corazones para llenar los vasos a su impía clientela.

Me quedé helado de terror. Aquello no podía estar pasando.

- Y no está pasando, idiota – me dijo el demonio trajeado más cercano, con una sonrisa aserrada, como la de los tiburones – pero sigue dormido, y pronto pasará.

Me sobresalté cuando la radio, que creía apagada, escupió un crujido de estática que desgarró mis oídos e hizo que me despertara cuando la mitad de mi coche invadía ya el carril vecino. Quizás influenciado por el sueño premonitorio, decidí parar y descansar a la primera oportunidad que tuviera. Por suerte, enseguida me encontré en un pueblo tenuemente iluminado por dos farolas, que se alzaban por encima de jirones de niebla.

No hay comentarios: