lunes, febrero 25, 2013

El día después

'Tira tus principios por la ventana, es posible que tú vayas detrás' - Max Payne (II).

- Desde el principio, para que esté seguro de que no me dejo nada.
- No te dejas nada, Extraño.
- A ver... ¿No dijiste que te marchaste corriendo porque te pidió algo que no podías darle?
- Cierto.
- ¿Y que tu manera de solucionar este problema era poniendo distancia de por medio?
- Hombre, de haber habido más distancia... Yo no...
- ¿Tienes idea del error que acabas de cometer?
- Hombre, no es que estuviera totalmente en mis manos. Ni es completamente un error. Que no estamos hablando de una prostituta muerta en mi habitación. Quiero decir, que yo ya le dejé claro que...
- No te escuchó cuando se lo dijiste antes de irte, ¿qué te hizo pensar que te escucharía ahora? ¿Sobre todo ahora que has vuelto?
- ¿Mi error fue volver?
- No, Cuentacuentos, tu error fue lo que pasó anoche.
- ¡Saltó sobre mí!
- Haberte apartado.
- Y un huevo.
- Pues no te quejes cuando te salga el tiro por el mocho del arcabuz.
- No es tan fácil pararse a pensar en ese momento.
- Bueno, no he dicho que sea fácil, he dicho que es lo correcto. No le pienso dedicar más tiempo a esto, Cuentacuentos. En el fondo, si a mí me va como me va siendo completamente racional, encuentro razonable que a ti te vaya como te va siendo completamente emocional. Y ninguno de los dos nos podemos quejar.
- Heh. Nos falta una maternal, y podemos ir a decirle a Asimov que contra la estupidez...
- ... los Propios Dioses luchan en vano. Lo que no entiendo es cómo has pasado de huir de ella a acostarte con ella en una sola noche.
- Todo empezó con un 'tenemos que hablar'. Y quizás es lo que deberíamos haber hecho.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Diego!

Que tal estas? soy kevin, podrias mandarme un email a kpironnet@hotmail.com? Tengo una cosa que me gustaria preguntar :)

Un saludo!