domingo, febrero 24, 2013

Tal día como mañana

Tal día como mañana, un veinticinco de febrero cualquiera, Landelón me convenció para empezar este blog. 

Mañana, por lo tanto, se cumplen ocho menos un años de historias, risas, bolas de nieve, viajes a Badar, besos de princesas y de hijas pequeñas de reyes, monstruos marinos, sabios de Ishashi, Extraños, mamuts depilados, diálogos de sobremesa, cervezas varias, guerras en Kumei, y pifias en seducción.

Yo mañana lo estaré celebrando, a eso de las nueve y media, en el VIPS de Fuencarral, aquí en Madrid. Aunque sea en solitario. Pero si alguien se quiere dejar caer, que se considere invitado. Yo invito al postre.

Seguiremos aquí. A veces más, a veces menos, pero aquí tenemos tonterías para rato.