martes, marzo 26, 2013

Siempre que ellos no les hayan prendido fuego


En su viaje al nacedero del Dwat, el turista amante del arte no debe perderse el museo-psiquiátrico de Siemprenllamas, situado a mil doscientos metros sobre el nivel del mar. Fundado por los ilustres doctores Werner y McCarthy como clínica de reinserción de pirómanos, el museo-psiquiátrico alberga una de las colecciones de estatuas de fuego de precisión más impresionantes del mundo; por no decir la única.

El sistema con el cual se elaboran las esculturas es el siguiente: mediante taladro, cincel y otras herramientas (como cepillos de dientes), el paciente talla una serie de surcos que forman complejos patrones al ojo desnudo, claro está, siempre que ellos no les hayan prendido fuego. El paciente cubre entonces dichos surcos con un líquido propelente de combustión lenta, y se deja arder hasta que se consume por completo.

La forma resultante suele depender del estilo del paciente, siendo obras imprescindibles de la colección "Venus en lontananza con un cactus", "Los narcisos", y la que se considera la obra culmen del museo-psiquiátrico, "Verde sobre amarillo".

Es recomendable que el turista avispado reserve con antelación su visita al museo para contar con la inestimable guía de los doctores Werner y McCarthy, quienes amenizarán la visita con anécdotas sobre el tratamiento y la condición de los propios escultores, claro está, siempre que ellos no les hayan prendido fuego antes.

No hay comentarios: