lunes, abril 28, 2014

Dedos


Es frecuente emplear referencias a los labios o a los ojos como los artesanos del amor. Landelón y yo  pensamos que los auténticos peones del amor son los dedos.

Los dedos, los dedos son los que empiezan rozando dedos ajenos y haciendo saltar las primeras chispas de la pasión. Son los dedos los que buscan piel que acariciar en un intento de demostrar afecto cuando los labios aún no se han encontrado. Son los dedos los que desabrochan prendas en la intimidad, quienes revuelven el pelo y rozan mejillas, labios y cuellos.

Dedos impacientes, dedos temblorosos, dedos que corretean salvajes por tu piel como animales en la estepa, dedos que tropiezan, se deslizan, te rodean y te atrapan. Dedos, que buscan el gemido para provocarlo, para cazarlo, que buscan las más profundas humedades donde zambullirse y perderse.

Seguid componiendo poemas de amor a los ojos y a los labios, que yo me quedo con el magnífico trabajo que para él hacen los dedos.

3 comentarios:

Raisah dijo...

+1

DYFER dijo...

Muuuuy bueno, quiero robartelo para publicarlo en FACE puedo? puedo? e puedo? claro esta que lo firmare debajo con un LANDARION
puedo ?

Dídac dijo...

Dyfer, coge lo que quieras, pero no firmes con un Landarion o te arranco la cabeza...